domingo, 4 de diciembre de 2011

Luo - Atar y Desatar

El Reino de Dios se mueve por palabras, palabras creadoras de fe que sustentan la unión de los cielos con la tierra. Esto es lo que Jesús mismo predicó:

Mateo 16:19 Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

Luo en griego significa atar, deshacer y es la expresión del poder que cada intercesor posee. Un intercesor debe conocer y manejar este poder ya que el reino espiritual se rige por decretos.



Deshacer
1 Juan 3 8 “...para esto fue manifestado el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”

Atar
Mateo 16 19 “... y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos”

Sujetar
Lucas 10 17 “Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre”

La acción y la declaración profética es mirar lo que Dios quiere hacer y para esto se necesita de alguien que crea en la tierra y lo ejecute. El intercesor cree, ve lo que Dios está haciendo y ejecuta su fe y declara. Recibe de Dios una estrategia, la levanta a Dios y El provoca el cambio.

Dios le pide a nuestra obediencia que actúe, no a nuestro entendimiento. El poder de Dios se desata por hacer algo, es una expresión de la fe.

Declaración o acción profética
Es algo dicho o hecho en el terreno natural por la dirección de Dios, que prepara el camino para que Él se mueva. La obediencia a Dios acarrea una respuesta de Su parte.

Debemos entender que las acciones y declaraciones proféticas no significan nada si no están dirigidas por Dios. Él decide hacer algo de cierta manera y cuando esa manera es implementada, libera el poder de Dios para que haga lo que El quiere hacer. La fe libera el poder de Dios, su Palabra creativa y eficaz es liberada en la tierra. Su energía y habilidad son liberadas en la tierra.

Cuando le creo a Dios, le permito a El hacer lo que quiere porque la fe empuja a Dios a que se mueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario