jueves, 6 de febrero de 2014

Vida de Reino

Nosotros, el pueblo de Dios, el Israel celestial fuimos engendrados para posicionarnos como embajadores del Reino de Dios en nuestro lugar de influencia. Al pueblo de Israel le fue dada una proclama eterna durante su camino hacia la tierra del reposo. Esta proclama sustenta nuestra vida en estos postreros días, dándonos una esperanza viva del cumplimiento certero de la voz de Dios.

Éxodo 19
4 "Vosotros habéis visto lo que he hecho a los egipcios, y cómo os he tomado sobre alas de águilas y os he traído a mí.
5 "Ahora pues, si en verdad escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis mi especial tesoro entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra;
6 y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa."


Debemos entonces comprender que la promesa de Dios se sustenta con hechos reales en nuestra vida, dándonos la certeza de que sus mismas "alas" nos llevan durante todo el camino que recorremos en nuestra vida. No es necesario que Dios nos demuestre que Él lo hará nuevamente sino que debemos "ver lo que ha hecho con los egipcios" en nuestra vida.

La promesa nos dice que debemos mantenernos firmes, escuchando y guardando el pacto eterno. Y que pacto es este sino la promesa misma de Jesús de entrar en su reposo, de que estaría con nosotros y que seríamos uno con Él:

Hebreos 4
9  Por consiguiente,  queda todavía un reposo especial* para el pueblo de Dios;
10  porque el que entra en el reposo de Dios descansa también de sus obras,  así como Dios descansó de las suyas.



Mateo 28
20 ...Y les aseguro que estaré con ustedes siempre,  hasta el fin del mundo

Juan 17
21 para que todos sean uno.  Padre,  así como tú estás en mí y yo en ti,  permite que ellos también estén en nosotros,  para que el mundo crea que tú me has enviado.

Entonces teniendo la certeza de que Dios está con nosotros, de que lo ha demostrado en nuestras vidas, sabiendo que hemos guardado el pacto, procuremos ser para Dios su real sacerdocio en esta tierra, ocupándonos del ministerio que nos ha encomendado a través de su Espíritu.

Isaías 61
1  El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros,
2  a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo, 

3  y a confortar a los dolientes de *Sión. en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria.
4  Reconstruirán las ruinas antiguas, y restaurarán los escombros de antaño; repararán las ciudades en ruinas, y los escombros de muchas generaciones.


viernes, 25 de mayo de 2012

Estableciendo el diseño de Dios en nuestras Ciudades

Para que los diseños de Dios se establezcan sobre nuestra ciudad debemos primero entender algunos principios que son la base para que nuestras oraciones sean eficaces.

1. Primero que todo nuestro Padre estableció un diseño eterno para nuestras ciudades.

Isaías 1
26 Restauraré tus jueces como al principio, Y tus consejeros como los de antaño. Entonces te llamarán Ciudad Justa, Ciudad Fiel.

Apocalipsis 21
2 Y vi que descendía del cielo, de Dios, la ciudad santa: Una nueva Jerusalem, dispuesta como una esposa ataviada para su esposo.

Ezequiel 36
10 Y sobre vosotros haré multiplicar hombres, a la casa de Israel toda entera, y las ciudades serán habitadas, y las ruinas serán reedificadas.
33 Así dice Adonay YHVH: El día que os limpie de todas vuestras iniquidades, haré que las ciudades vuelvan a ser habitadas y las ruinas sean reedificadas.
35 Y dirán: ¡La tierra desolada ha venido a ser como huerto del Edén, y estas ciudades arruinadas y desoladas y destruidas, están fortificadas y habitadas!
38 Como las ovejas consagradas, como las ovejas de Jerusalem en sus solemnidades, así las ciudades desiertas estarán llenas de rebaños de hombres, y sabrán que Yo soy YHVH.

lunes, 6 de febrero de 2012

Gobernadores: Leviatán


Leviatán es el único espíritu al que se le dedica una gran cantidad de narración en la biblia, esto viendo lo extenso de los textos citados en el libro de Job. La palabra hebrea traducida por leviatán es “livyathan” y quiere decir "torcido" o “guirnalda”. Leviatán es en sí un espíritu de orgullo, es el símbolo de Imperio y orgullo.

Este gobernador ha llevado a muchos hijos de Dios y ministros a experimentar la derrota en momentos en los cuales se experimenta una victoria, es decir, que en medio del éxito ataca para provocar el orgullo, el ego y luego derrotarlos.

domingo, 29 de enero de 2012

Restauración de las ciudades asoladas

A través de la palabra vemos la importancia que Dios da a la restauración que se debía producir en las ciudades asoladas. Son varias las profecías en las que se indica que estos asolamientos deben ser levantados otra vez.

Amós 9
11 En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado;
12 para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.
13 He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán.
14 Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos.
15 Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo.

martes, 27 de diciembre de 2011

Principados: el príncipe de Persia

El príncipe de Persia es un principado espiritual de guerra y confrontación directa en contra del pueblo de Dios. Se opone al cumplimiento de las peticiones, como lo hizo con Daniel y opera interfiriendo el trabajo de la revelación en la vida del creyente. Veamos el siguiente versículo:

Daniel 10 12 Entonces me dijo: No temas, Daniel, porque desde el primer día en que te propusiste en tu corazón entender y humillarte delante de tu Dios, fueron oídas tus palabras, y a causa de tus palabras he venido. 13 Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso por veintiún días, pero he aquí, Miguel, uno de los primeros príncipes, vino en mi ayuda, ya que yo había sido dejado allí con los reyes de Persia. 14 Y he venido para darte a conocer lo que sucederá a tu pueblo al final de los días, porque la visión es para días aún lejanos.

Según describe la siguiente palabra de Ezequiel, este espíritu es parte del ejército del Rey de Tiro.


Ezequiel 27:3 Di: ¡Oh Tiro!, princesa de los puertos, Mercado de muchos pueblos costeros: Así dice Adonay YHVH: Tiro, tú te has dicho: Yo soy perfecta en hermosura.
...
Ezequiel 27 10 'Los persas, los de Lud y los de Fut eran en tu ejército tus hombres de guerra. Colgaban en ti el escudo y el yelmo, manifestaban tu esplendor.

Su investidura como guerrero está confirmada por la enseñanza dada a Daniel por el mensajero que se le presentó diciéndole que este espíritu se le opuso y tuvo que venir Miguel a ayudarle a combatirlo. El rey de Persia es representado por un carnero con dos cuernos según Daniel. Como decíamos anteriormente es una potestad de Guerra y que trabaja en el ejército del rey de Tiro.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Sitiamientos espirituales

Entendemos que un sitiamiento es una forma en que las tinieblas buscan entorpecer el establecimineto de la Iglesia como gobernador territorial sobre un lugar. Sitiar busca vencer a un enemigo asfixiando sus recursos. Cuando el enemigo ataca a la Iglesia busca asfixiarla quitando el Agua (la palabra), la Comida (la enseñanza), la Comunicación (intercesión y adoración) y la amenaza e intimida con temor.

Jeremías 32:24
He aquí las torres de asedio llegan ya a la ciudad para conquistarla, y la ciudad está siendo entregada en mano de los caldeos, que combaten contra ella con la espada, el hambre y la pestilencia. Lo que anunciaste se ha comprobado, y Tú lo estás viendo.

Un sitiamiento busca botar las murallas de una ciudad pero los intercesores pueden hacer retroceder el sitio. Busca botar los accesos, las puertas y de esta forma capturar la ciudad. Durante el estado de sitio el enemigo desea que se pierda la comunicación con Dios.